Golf & Beach, la sencilla receta de un día perfecto “made in Abama”

Residir en Abama no es solo elegir una excelente vivienda en un lugar increíble, es, sobre todo, apostar por la calidad de vida.

Cuando adquieren una de nuestras exclusivas propiedades en Tenerife nuestros residentes saben que están adquiriendo, además, todo un estilo de vida. Playas con espectaculares vistas a La Gomera, un clima primaveral que les permite gozar del golf durante 365 días al año pero, también, una increíble paz y una armonía difíciles de encontrar en otros lugares. Porque residir en Abama no es solo elegir una excelente vivienda en un lugar increíble, es, sobre todo, apostar por la calidad de vida. Disfrutar del lujo más sencillo y más inalcanzable: el propio tiempo.

Para muchos de nuestros residentes poder levantarse cada mañana y tener un campo de golf a escasos metros de su vivienda es un privilegio inigualable. Si a ello le sumamos que pueden practicar su deporte favorito rodeados de una exuberante naturaleza que se nutre de las volcánicas tierras de la ladera del Teide, una temperatura perfecta bajo el sol canario aderezada por la brisa fresca del Atlántico y un paisaje marino incomparable, vivir en este paraíso se convierte en el sueño de todo golfista.

Además, Abama es excelencia al servicio del deporte de los palos gracias a su campo de Golf de primer nivel diseñado por Dave Thomas, que hace las delicias de los jugadores, incluso de los más experimentados. Pensado para deleitar, en él se combinan más de 300 especies de plantas tropicales, más de 20.000 palmeras y 22 lagos que discurren entre cascadas y bunkers de arena blanca.

En el centro de nuestro prestigioso campo de golf, inserta en la dinámica comunidad residencial de Las Terrazas, se encuentra el clubhouse, también conocida como Casa Club. En ella, además de una tienda deportiva en la que se puede encontrar ropa, calzado y accesorios para practicar golf de las más prestigiosas marcas, también hay otros servicios para golfistas como el alquiler de palos para los visitantes. Eso sin contar con la afamada Academia de golf de Abama, dirigida a todos aquellos que deseen mejorar su nivel realizando clases privadas o cursos de varios días para trabajar aspectos concretos de su juego.

Y, por si fuera poco, todo esto está aderezado por la espectacularidad de las vistas oceánicas que rodean la zona y en las que los golfistas y sus familias se pueden refugiar tras una relajante jornada de golf antes de reservar en uno de los extraordinarios restaurantes del complejo. En Casa Club, Abama cuenta con la fusión japonesa de Kabuki, poseedor de una estrella Michelin. Y, a unos minutos, en The Ritz-Carlton, Abama, es posible disfrutar de las dos estrellas del M.B de Martín Berasategui. ¡El mejor premio para un día persiguiendo hoyos!

Y para los días de descanso de los greens, la inmensidad del cristalino océano Atlántico. En Abama Playa, la cala casi privada de nuestro resort, encontrarás todas las comodidades del Beach Club, para que te recuperes del esfuerzo realizado tomándote desde un tentempié hasta un exótico cóctel.

Convertida en el secreto mejor guardado de la costa, la encantadora playa Abama ofrece aguas cristalinas y arena dorada, arropada bajo los plataneros que circundan el complejo. A las faldas de la colina natural que dibuja el resort, su combinación de arena y roca la convierten en un espacio perfecto para disfrutar de un relajante baño en las tibias aguas de Tenerife, así como en un paisaje ideal para relajarse al atardecer y prepararse para contar las estrellas.

Entradas recientes

Próximos pasos

Start your own Abama adventure and contacte con nuestro equipo de ventas para más información y consultas sobre las emocionantes oportunidades de Abama resort.