Malvasía: prueba en tu exclusiva casa en Tenerife el vino que deleitó al mismísimo Shakespeare

Ahora que vives en tu exclusiva casa en Tenerife, tienes la oportunidad de descubrir la prestigiosa tradición vitivinícola de las Islas Canarias.

Seguramente, desde que vives en tu exclusiva casa en Tenerife, además de los servicios de primera calidad de Abama, sus parajes impresionantes y un clima excepcional, te cautivó la espectacular oferta gastronómica de la que presume la zona. Restaurantes de renombre con varias estrellas Michelin y regentados por chefs de fama internacional hacen del complejo un verdadero paraíso para los amantes del buen comer. Sin embargo, quizás aún no hayas tenido la oportunidad de descubrir la prestigiosa tradición vitivinícola de las Islas Canarias. Hoy te invitamos a probar el Malvasía, un caldo tradicional que destaca por sus finos e intensos aromas. Tan exquisito que el mismísimo William Shakespeare lo mencionó en varios de sus famosos escritos…

‘Noche de Reyes’ o ‘Las alegres comadres de Windsor’ son solo dos de las obras en las que el dramaturgo y poeta oficial de la corte inglesa hace referencia a este vino. Denominándolo sack o canary wine, redactó frases como esta de ‘Enrique IV’: “Por mi fe que habéis bebido demasiado vino canario, un vino maravilloso y penetrante que perfuma la sangre antes de que se pueda decir: ¿qué es esto?”. Si quieres descubrir por qué el Malvasía mereció tantas exclamaciones, te contamos un poco más sobre la historia de este caldo legendario y por qué creemos que conseguirá seducirte tal y como lo hizo con Shakespeare.

Para conocer los orígenes del Malvasía, tenemos que remontarnos al siglo XV, cuando los primeros colonizadores europeos empezaron a plantar viñedos en Canarias, sustituyendo el cultivo de la caña de azúcar. Entre las muchas cepas importadas estaba la de uva Malvasía, una de las uvas blancas más antiguas del Mediterráneo. La variedad no tardó en adquirir prestigio por el vino que daba como fruto: un caldo dulce, de sabor almendrado pero con toques ácidos. De color entre tostado y ambarino, posee además finos, equilibrados e intensos aromas.

Gracias a la posición estratégica de la isla en las rutas de navegación entre Europa, América y África, el Malvasía canario no tardó en exportarse y adquirir fama en las cortes europeas, especialmente en Inglaterra. Así que no es de extrañar que no solo Shakespeare, sino también Walter Scott o Lord Byron mencionaran el vino canario en sus obras.

Pero tras una época de gran esplendor, llegó la decadencia. Los enfrentamientos entre las coronas de España e Inglaterra y las dos plagas que golpearon a los viñedos canarios —una en 1852 y otra en 1878— acabaron con la producción del vino Malvasía. Hubo que esperar a los años 90 del siglo pasado para que algunos bodegueros canarios decidiesen rescatar una de las joyas vitivinícolas de las Islas. Gracias a su ilusión y dedicación, el Malvasía ha vuelto a recuperar su prestigio de antaño.

Aunque existen variedades tanto dulces como secas y espumosas, tres son los Malvasías canarios considerados como los mejores vinos dulces del mundo: Malvasía Carballo, de la isla La Palma; Malvasía Teneguía, también de La Palma, y Malvasía Bermejo, denominado también vino volcánico, elaborado en la isla de Lanzarote. Te recomendamos maridarlos a la hora del aperitivo con unos ricos quesos cremosos canarios, como acompañamiento de un delicioso postre o bien como digestivo después de una copiosa comida.

Degusta en tranquilidad, en la terraza de tu exclusiva propiedad en Tenerife, este tesoro enológico exclusivo de nuestra isla. ¡No te dejará indiferente!

Entradas recientes

Próximos pasos

Start your own Abama adventure and contacte con nuestro equipo de ventas para más información y consultas sobre las emocionantes oportunidades de Abama resort.