El Drago milenario: mitología y naturaleza en Tenerife

Hoy te traemos la historia del Drago de Icod de los vinos, una localidad situada al norte de nuestra isla que vio declarado a su insigne prodigio natural Monumento Nacional en 1917.

¿Sabías que muy cerca de tu casa de lujo en Tenerife puedes encontrar un árbol mítico único en el mundo? Hoy te traemos la historia del Drago de Icod de los vinos, una localidad situada al norte de nuestra isla que vio declarado a su insigne prodigio natural Monumento Nacional en 1917. Cuenta la leyenda que Ladón, el dragón que vigilaba el Jardín de las Hespérides y al que mató Atlas, sigue vivo en forma de árbol a través de sus hijos: los árboles dragos. Hablamos del Dracaena dracd o Drago, una especie de planta típica del clima subtropical de Macaronesia, particularmente de las Islas Canarias.

Marcado por la mitología, el Drago Milenario “solo” cuenta con una edad estimada de 800 años, y se caracteriza por su tallo robusto, sus intrincadas ramificaciones y, por supuesto, su longevidad y envergadura. Con un perímetro en la base del tronco de veinte metros, alcanza una altura de 18 metros y cuenta con más de 300 ramas. En su larga vida, solo florece entre cuatro y siete años con flores pequeñas y numerosas y otros tantos estambres de tono verde cremoso o amarillo muy pálido. En años de buena floración puede llegar a producir hasta 1500 ramos de flores.

El Parque del Drago

Si quieres conocer de cerca este magnífico árbol, te recomendamos ir a la localidad de Icod de los Vinos, a tan solo 40 kilómetros de tu residencia de lujo en Tenerife, donde se encuentra el Parque del Drago: tres hectáreas en las que admirar una muestra muy representativa de la hermosa y sugerente flora canaria. Un espacio creado exclusivamente para proteger al “árbol dragón” de la contaminación de los coches y de los actos vandálicos.

Diseñado por los arquitectos Felipe Artengo, Fernando Menis y José María Rodríguez-Pastrana, en este proyecto también participaron biólogos y profesores de la Universidad de La Laguna en la selección de la flora. Desde los cardones a los ceviños, pasando por tabaibas, hayas, brezos, palmeras, aceviños, viñátigos, tilos, laureles y, por supuesto, dragos, esta es una experiencia única para entrar en contacto con la naturaleza. Además, hay una zona dedicada a los especímenes más jóvenes llamada “Guardería de Dragos” donde se puede apreciar con claridad la evolución de esta especie vegetal legendaria.

El Parque del Drago también es un espacio para el ocio familiar ya que cuenta con una pequeña cueva volcánica en la que está representado un antiguo enterramiento de momia guanche, un lagar con zonas de pícnic y unas carboneras. Así que si disfrutas de una vivienda exclusiva en España y te gustan las actividades al aire libre vinculadas con la naturaleza, ya sabes dónde debes ir.

Un árbol con multitud de propiedades

Ya hemos visto en alguna ocasión cómo la naturaleza que rodea tu residencia de lujo en Tenerife es una fuente inagotable de salud y belleza y nuestro árbol milenario se suma a la lista de especies terapéuticas. Las propiedades cosméticas y curativas del drago son tan pretéritas como su propia historia. Desde la antigüedad, comerciantes fenicios, griegos o romanos viajaban a diferentes islas en busca de este árbol farmacológico. La llamada “sangre de drago” es la savia de esta planta que, pese a ser transparente, al contacto con el oxígeno se vuelve roja y de ahí su nombre.

Desde el siglo VIII fue un producto muy cotizado en Europa por su capacidad sanadora y porque se le atribuían características mágicas. También se usaba como pigmento rojo para teñir tejidos, objetos de metal, mármol, cerámica o madera. Con el paso del tiempo se intensificó la extracción de tan cotizada “sangre”, propiciando que estos árboles enfermaran y desaparecieran. Desde el siglo XVIII su cultivo cayó en el olvido hasta casi prácticamente la actualidad.

Gracias a la recuperación del drago canario, se han estudiado sus propiedades regeneradoras y antioxidantes, así como sus cualidades antiinflamatorias, cicatrizantes, reafirmantes y tensoras, lo que lo convierte en un aliado natural de excepción contra la flacidez y el envejecimiento.

Así que la próxima vez que viajes a tu casa de lujo en Tenerife, reserva un día para recorrer el Parque del Drago y conocer en profundidad a este peculiar árbol exótico.

Entradas recientes

Próximos pasos

Start your own Abama adventure and contacte con nuestro equipo de ventas para más información y consultas sobre las emocionantes oportunidades de Abama resort.